Loading...

Buscar este blog

Páginas vistas en total

lunes, 2 de mayo de 2016

Esta carta quedó entre las 40 mejores en el año 2011 en el Concurso Cartas de Amor, mención padres.

CARTA A MI MADRE AUSENTE
Beatriz Urribarrí


          Te fuiste un once de septiembre hace ya casi quince años. El día anterior te sentías mal y no me lo dijiste. Te conté un extraño sueño en donde había sillas muy elegantes y mucha gente a mí alrededor y sonreíste. Al salir de tu casa me dijiste “te quiero” y te abracé tanto sin saber que no te volvería a ver. Voltee a tu ventana, esa ventana de tus despedidas y tu mano blanquísima me dijo adiós. Nunca pensé que era para siempre. Lo extraño es que alguien a mi lado me dijo “es la última vez que la verás” y no había nadie, “nadie”. Mi hijo me apuraba a que le llevara a comprar comida para sus pájaros, era mucha prisa la que tenia y yo en mi corazón una desazón. Una angustia. El día que te fuiste, tenía cita con el veterinario nuestro perro Toto; le tocaban sus vacunas y su baño. Salí alegre, con mi hijo, el perro y un día hermoso y soleado, estábamos felices, caminamos la distancia larga hacia el consultorio. Había alegría entre nosotros; hablamos mucho, reímos mucho y extrañamente, Toto estaba tranquilo, quizás sabía que le iban a pinchar, a cortar el pelo y no era amigo de esas cosas. Lo dejamos para que le hicieran sus cuidados y regresé a tu casa. Me extrañó ver a mis vecinos en la puerta y el abrazo de mi hermano, fuerte, extraño. “Murió esta mañana, sabía que vendrías”. Le dije, “tranquilo, papá estaba malito, ya descansó en paz”. “No”, fue su grito desgarrador y corrí dentro y la vi en la cama. Lloré, lloré tanto, que todavía lloro por ella. Verla así me desencajó, era terrible. Su corazón se paró para siempre, para siempre. Y mi padre, el enfermito, el que parecía que pronto nos dejaba, lloraba en silencio. Me acerqué a él y no dije nada, lo abracé y lloramos juntos, largamente, desconsoladamente. Un dolor agudo he sentido desde entonces, un vacio de ausencia, de tu voz, de tu risa, de tus ocurrencias. Mamá como te extraño y como te he querido. Hoy sentada recordándote, mis lágrimas recorren mis mejillas. No puedo pensar que no estás, fuiste un ser de luz, de amor, de tolerancia y de enseñanza. Hoy te doy las gracias por haber sido mi madre, mi maestra, mi amiga y mi consejera y también mi modelo a seguir. Hoy como todos los días, estas en mis recuerdos, en mis vivencias, porque eres ese crisol de amor que siempre siento de ti. 

16 comentarios:

Ranyineth. dijo...

Y luego de haber leído cuidadosamente esta carta, me deja simplemente este pensamiento: madre solo hay una. Aunque discutamos con ellas y tengamos nuestras diferencias, debemos entender que nos dieron la vida, y que gracias a ellas y sus cuidados desde que estamos dentro de su vientre estamos vivos y somos lo que somos. La muerte es un proceso natural por el cual todos tendremos que pasar en algún momento de nuestra vida: en unas horas, dentro de un día, un mes, un año… No se sabe a ciencia cierta. Pero es la ley de la vida y todos, incluyendo nuestras madres, llegarán a ese destino. El saber que ocurrirá no significa que sea más fácil de aceptar o asimilar: lo hace más difícil.
Es difícil entender que la persona que estuvo desde nuestro primer aliento ya no se encuentre, para darnos sus consejos y guiarnos en lo que nos queda de vida. Pero de consuelo queda el hecho de que tuvimos a una persona que se preocupó por nosotros de manera innata, aunque todavía no nos hubiese conocido (refiriéndose al embarazo). La carta hace aflorar sentimientos indescriptibles, y me hacen darle gracias a Dios por la madre que me concedió y por las enseñanzas que me ha dejado, las cuales espero poder transmitir en las futuras generaciones.

Ranyineth Yemiñani. 25-174917.

Anónimo dijo...

Este gran mensaje nos hace experimentar muchos sentimientos amor, dolor, compresión y aceptación. Nos hace entender que debemos valorar todos los días a nuestros padres son nuestra mayor y gran bendición, son esa luz que iluminará nuestro camino hasta que se les sea permitido, nos dan la vida y su mayor anhelo es que nos superemos y cumplamos nuestras metas, tomemos las decisiones que tomemos ellos nos apoyarán y siempre querrán guiarnos para ser mejores cada vez. En especial quiero referirme a mis padres que han sido mi mayor ejemplo y fortaleza, me han enseñado, apoyado y guiado para llegar a donde estoy hoy. Además cada día que pasa somos privilegiados al tenerlos a nuestro lado, debemos darle gracias a dios y a la vida por permitirnos decir Bendición mamá, bendición papá; gracias mamá por ser mi consejera y mejor amiga y gracias papá por ser mi super héroe y siempre cuidarme como tu mayor tesoro, porque la mayor satisfacción que sentimos como hijos es que nuestros padres estén orgullosos de nosotros.
El aprendizaje más grande de esta lectura es valorar la presencia de nuestros padres.
DANIELA VALLENILLA 26.995.103

Krisberth Rojas Salazar dijo...

En este artículo "Carta a Mi Madre ausente" por Beatriz Urribarí, es un relato donde se pueden percibir los sentimientos que afloran del mismo, en el cual se narra un hecho triste y sentido pero al mismo tiempo un momento de nunca olvidar, donde se puede observar lo agradable de algunos momentos pero también lo doloroso de otros; sin embargo este a su vez nos lleva a una reflexión de los pocos días que nos pueden quedar junto a un ser querido o hasta de los propios. El valorar los pequeños detalles, los momentos gratos, los gestos, aún las correcciones y enseñanzas que nos da el transcurrir de la vida; todas aquellas cosas que en un momento determinado nos parece insignificante pero que en algún punto parecen grandes riquezas.
Rojas Krisberth C.I: 27.588.955

Krisberth Rojas Salazar dijo...

En este artículo "Carta a Mi Madre ausente" por Beatriz Urribarí, es un relato donde se pueden percibir los sentimientos que afloran del mismo, en el cual se narra un hecho triste y sentido pero al mismo tiempo un momento de nunca olvidar, donde se puede observar lo agradable de algunos momentos pero también lo doloroso de otros; sin embargo este a su vez nos lleva a una reflexión de los pocos días que nos pueden quedar junto a un ser querido o hasta de los propios. El valorar los pequeños detalles, los momentos gratos, los gestos, aún las correcciones y enseñanzas que nos da el transcurrir de la vida; todas aquellas cosas que en un momento determinado nos parece insignificante pero que en algún punto parecen grandes riquezas.
Rojas Krisberth C.I: 27.588.955

Jhonnaisy Acuña dijo...

La ausencia que deja en la persona la muerte de un ser tan cercano es un vacío que nunca se puede llenar. Este articulo "carta a mi madre ausente" me recuerda lo mucho que me hace falta y extraño a mi papa, tres años que ya no lo veo ni abrazo y me parece mucho mas tiempo ... Siempre esta presente de una manera muy bonita en nuestros día a día, y seguimos adelante sin el a nuestro lado pero siempre en nuestros corazones. Él mejor padre del mundo un ejemplo a seguir. Jhonnaisy Acuña C.I 24287796

denesis dijo...

Es difícil leer este artículo y no darse cuenta, el mensaje que expone, muy doloroso para aquel que como la escritora perdió a su madre y reflexivo para aquel que como yo aún la tiene en vida y no ha de valorarla, incluso para aquel que ha de valorarla porque aún así sentirá que debe valorarla aún más.
El amor de madre es sin duda el amor más sincero que se puede recibir, compartir un cuerpo con esa persona durante nueve meses sin duda crea el vínculo más afectuoso que pueda existir (es algo incomparable), es por eso que cuando ese ser, suele partir de esta vida, nos deja un profundo vacío imposible de llenar aún cuando poseamos otros seres queridos. Ya no sentiremos ese amor que nos transmiten con cada palabra, con cada regaño, con cada consejo, con cada cosa que tenga para darme... Es por ello que no me queda duda después de reflejarme en el papel de la autora que debemos (me incluyo) valorar a nuestra madre porque hoy está, hoy puedo recibir de ella cualquier cosa que tenga para mí, así sea un simple "Dios te bendiga" entre diente, al pedirle la bendición. Pero está, aún está allí y no sabré cuando dejara de estar, cuándo comenzará hacerme falta y no la podré encontrar, porque se me habrá ido y solo me quedará el recuerdo de que tuve una madre, la mejor madre que pude haber tenido.

Denesis Tejeda
C.I 22.561.960

Luissana Guardo dijo...

Nunca había leído una carta tan triste y a la vez expresiva como ésta. Sinceramente, me hizo llorar.. Hace unas semanas, unos amigos muy allegados a mi, perdieron a su madre de un infarto.. Leyendo esta carta me hizo recordar el día anterior a la muerte de la Sra. y el día en que murió. Recuerdo que un día antes, íbamos los 3 juntos riendo a carcajadas, nunca nos habíamos divertido tanto; la felicidad en sus caras era inmensa. El siguiente día todos felices igual, hasta que llegó la noche y no supe más de ellos, cosa que me extrañó, pero preferí darles su espacio... Al siguiente día supe que su madre falleció y el dolor tan inmenso que inundó mi ser, era inexplicable. Compartí tanto con ella, le tenía tanto aprecio, que saber que no estaría más, era realmente doloroso; aparte, ver la manera tan fuerte en que lloraban, y pedían que su madre regresara, me hacía sufrir más.
Gracias a Dios tengo a mi madre viva, y hay una frase que siempre digo:" Que me falte todo, menos mi madre", muchas veces sueño que ella muere, y despierto con el corazón acelerado y llorando con impotencia, simplemente no puedo imaginar lo difícil que sería mi vida sin mi madre, sin oír su risa, sus regaños, sus consejos, sin probar sus platos que tanto me encantan.. Madre es una sola y a la mía no la cambio por nada. Aunque su pérdida fue hace varios años, lo lamento Prof.
Hay veces que no comprendemos el por qué de las cosas que hacen nuestras madres, pero ellas lo hacen por nuestro bien; mi madre está enferma desde hace varios años y sinceramente, cada vez empeora.. Muchas veces soy injusta con ella y no valoro sus acciones... inclusive creo que ella piensa que no la valoro, pero lo que ella no sabe, es que yo por ella daría mi vida. Si algún día llegara a faltarme sinceramente no sé que haría, lo único que sé, es que ella es todo para mí, y si se va, se va con la certeza de que fue la mejor madre que pude haber tenido.
- Luissana Guardo. C.I. 28.471.335

yorgelis salazar dijo...

Ésta carta que hace referencia a la desaparición física de una madre es muy conmovedora, pero también me lleva a una importante reflexión. A apreciar y a valorar a mi madre, que es lo mejor que me ha podido brindar la vida. Ella, es sinónimo de constancia y dedicación. Es mi razón de ser. Me ha sabido guiar y me ha acompañado en los paso que he dado en mi vida, ha sido padre y madre y por eso le estaré eternamente agradecida.
Yorgelis Salazar C.I. 27.130.666

Ana Alvarado dijo...

Esta carta, me hace pensar que hay que valorar a nuestra madre, que es lo mas hermoso que nos ha pasado, y disfrutar al máximo con ella,las madres son grandes maestras que nos enseñan lecciones de vida invaluables,nuestras madres siempre tienen una palabra de motivación extra para nosotros, yo le doy gracias a dios por que tengo a mi madre viva y disfruto de ella cada día, a sido mi apoyo incondicional y mi fortaleza. Y si algún día llegara a irse de mi vida, no se que haría por que ese es mi pie de lucha mi día a día, mis ganas de tener todo para dárselo a ella. Ella me da todo sin pedir nada a cambio. El vació de una madre nunca se podrá llenar ni reemplazar. Ana Belén Alvarado. C.I.:27319242

Dryinke Roscio dijo...

"Madre hay una sola". Una madre es esa persona especial que con toda delicadeza nos cuida y guía en nuestra etapa, nos enseña el bien y el mal, nos enseña con amor a valernos en la vida y nos levanta con dulzura ante cada caída. Es esa mujer que no duerme cuando estamos mal, que vive en carne propia cada uno de nuestros sufrimientos y que se alegra con cada alegría y logro nuestro. Es la persona que nos enorgullece siempre. Es la mujer que está ahí, cuidándote sin miramientos, sin egoísmo. Es el amor de DIOS hecho mujer, el más sincero, el más tierno, el más puro. Que daría la vida por nosotros. Siempre deseosa de hacernos bien y aunque como ser humano pueda equivocarse, nunca lo hace por maldad. Es el ser sublime con el que aprendemos el verdadero significado de la palabra AMOR, CONTENCIÓN, ENTREGA Y SINCERIDAD.

Nuestra madre es la única persona en el mundo, que siempre está de forma incondicional, siempre sus brazos estarán dispuestos cuando lo necesitemos. Su fuerza y su amor nos guían y nos da alas para volar. Una madre es capaz de dar todo sin recibir nada a cambio. De querer con todo su corazón sin esperar nada. Una madre sigue teniendo confianza en sus hijos cuando todos los demás la han perdido. Cuando vivimos algo hermoso, lo vive a través de nuestra experiencia. Nuestra madre reza por nosotros e incluso cuando sólo rezamos por nosotros mismos.

Aunque muchos no tenga presente a su madre, ella siempre estará en sus corazones guiará, cuidará desde donde esté.

Keindy E. Izaguirre I.
C.I: 24.635.152

Anónimo dijo...

El amor de una madre es algo que yo consideraría. Único y valioso. Esa persona es la primera que te brinda su amor incondicional y te regala todo su esfuerzo sin esperar nada a cambio. Eso es lo que yo admiro de mi madre. De las dos que me ha regalado Dios. Porque tanto la que me dio la vida como mi abuela. Las considero mi madre por completo y son mi primer motivo. Para poder surgir y ser alguien grande en la vida. Es el mejor regalo que yo les podía regalar a las que me vieron crecer. Las que me hacen mejorar y las que se han aguantado todos mis sufrimientos y triunfos.

Siempre tenerlas presente y saber de que aunque no pueda estar alguna conmigo. Físicamente. Estará viva en mis pensamientos y podrá verme desde allá arriba. Sin más nada que decir. Estas palabras se las dedico a mi madre. "Gracias mamá".

Ricardo Goncalves
C.I: 27.282.135

Milagro Rondon dijo...

Es sin lugar a duda un artículo de reflexión dolor, angustia, lamentos ya que la pérdida de una madre no debe de ser nada fácil. Madre solo es una es la bendición más grande que dios nos puede dar el medio por donde dios nos dio la vida gracias a ellas y a nuestro creador estamos en este paraíso de bendiciones. Madre está en cada momento al lado de su hijo sin importar el problema que suceda el dolor que le cause siempre te ayudara será esa amiga incondicional el cual sus consejos será para tu bien madre es lo más bellos, solo una madre sabe lo que es amar; es aquella que nunca quiere verte llorar ni que estés mal hace todo porque tu estés es las mejores condiciones y nunca te falte nada aunque nos regañen o peleen todo al final aunque como hijos nos cueste reconocer tienen la razón. Este articulo me conmueve mucho no se qué aria si hubiera estado en su puesto muerte inesperada ningún hijo quiere que su madre muera aunque algún día llegue ese momento estoy segura que muchos desearían que fuese eterna y que de un momento a otro no este no debe ser nada fácil. Esto nos queda como reflexión que debemos de amar a nuestra madre, respetar, honrar la disfrutarla cada momento demostrarle tu amor hacia ella para que el día que no estén el golpe no sea más fuerte cuídala como esa joya que no quieres que se te pierda o te la roben disfruta de esa bendición eres afortunado (a) hay muchos que no la tienen y desearían tener la en todo momento.
Milagro Rondón
CI: 27243396

Gabriel Valera dijo...

El amor único de una Madre no se puede comparar ni medir con otro sentimiento más bonito. La escritora con sus palabras en la "Carta a Mi Madre ausente" va aún mas allá de una carta escrita, da con gran valor y sentimiento un consejo de reflexión que lo puedo deducir en que, si tienes la dicha de tener con vida a los mas precioso y mas sagrado del mundo que puedas tener que es tu Madre, sabrás mejor que nadie que jamás te cerrará las puertas de su corazón, ni abra imposibles y tampoco límites para ella. Cada uno de nosotros es bendecido con la Madre que le tocó tener, por eso tenemos que amar a nuestra Madre con todos sus defectos y virtudes, porque no hay mujer como la Madre de uno; es ella el primer ejemplo de amor, con solo verla nos sentimos millonarios al tenerla y es una gran bendición de Dios que siempre tenemos que agradecer. Y termino diciendo:¡Que me falte todo, menos el amor de mi Madre!

Valera C. Gabriel E.
C.I. 24.214.972

Gineli Rosales dijo...

Esta carta recuerda a mi parecer lo importantes que es en nuestra vida nuestra madres, lo únicas que son, siempre están para ti en cualquier momento situación, siempre están para levantarte y darte todos los ánimos necesarios, que no existe nada comparado con una Madre, y el amor que es capaz de entregar.
Pero nos muestra lo fácil que se puede perder algo amado, lo fácil que una vida se puede acabar, cuando menos lo esperas, aveces la vida te regala estos hermosos momentos de alegría para que así no te derrumbes ni pierdas las ganas de vivir.
Me pareció una carta muy emotiva y que demuestra lo difícil que fue el perder a ese ser amado al que nunca pensamos perder
GINELI ROSALES
CI 24205297

Anónimo dijo...

Madre mujer insigne, incomparable e inigualable. Que gran dicha, da Dios al permitirnos la vida a través de ellas; que gesto más noble que con dolores de parto ellas nos traen al mundo para darnos todo su amor, cariño, ternura, apoyo y comprensión. Una gratitud infinita para las madres en su día y en especial a mi madre, en honor a su santa memoria, desde aquí hasta el cielo le recito el poema que desde niño le escribía en la escuela: Madrecita del alma querida en mi pecho llevo una flor, no importa el color que ella tenga, pues tu eres más que una flor. Madre Te Amo...!

Talavera Jefferson
C.I: 18.040.494

UCV ESP dijo...

Este artículo a conmovido mi alma, sin tener algún tipo de dudas existe una sola palabra "Madre solo hay una" y es aquel ser más hermoso que DIOS nos pudo dar, madre es aquella que tan solo con su amor cambian el mundo y nos hacen mejores seres humanos, con su amor y dedicación cuidan de nosotros, son VALIENTES nada más por el hecho de llevarnos en su vientre, compartir su cuerpo y crear el vínculo más afectuoso que pueda existir llamado primer amor, son aquellas madres que están dispuestas a dar sus vidas por las nuestras, nadie sabe el día bque nos toque partir de este mundo pero realmente que me falte todo menos mi madre, cuando la iba perdiendo sentía que me moría y ahí justo en ese momento aprendí que si se me iba no volvería y comencé a valorar lo que sabía que no volvería a tener jamás.
Cada día a pesar de las diferencias que podamos tener se y entiendo que su amor por mi es único y cada día aprendo a valorar su amor, mi madre es mi maestra, consejera, amiga, policía, chef, enfermera (es la mejor), mi todo y realmente sería un desperdicio no valorar este amor, no se puede comparar con otro sea de (novio,amigos,familiares) amor de madre solo hay uno y nada lo suple por eso vivelo y disfrútalo.
Nuestras madres son aquellas bendiciones que DIOS mando a nuestras vidas en forma de angeles para cuidarnos y protegernos. Solo una madre sabe que es amar sin condición y jamás se rinden, esté artículo me llevo a un proceso duro de mi vida y fue en la etapa de mi niñez cuando a los 5 años de edad tuve Cánce, la única persona que me dio su amor real y nunca me abandonó fue mi madre, a mi alrededor no habían amigos, tíos, abuelos nadie solo tenía a mi madre y a pesar de que han pasado ya años yo sigo siendo su bebé amada su "momi"y valoro ese amor tan hermoso que solo ella me sabe dar, aunque tengamos diferencias actualmente se que todo lo que hace es por mi bien y se que al pasar el tiempo veré los resultados, este artículo nos da la reflexión de amar día a día a nuestras madres,respetarlas y sobre todo darles honra, para ellas jamás hay imposibles y tampoco límites,muchas veces he juzgado mal a mi madre por cosas que he querido, y no he entendido el por que me dice que no, pero al tiempo veo que todo lo hizo por mi bien.

Sin mi madre no se que haría, con ella siento seguridad y paz y aunque se que Dios nos tiene cosas lindas aún por vivir al lado de mi "ojona bella" se que debo de mejor. Sin más nada que decir valoremos y cuidemos de ese amor de madre que solo es uno y somos afortunados de tener a nuestras Mujeres Virtuosas.
El amor de madre es justo una de las cosas más fuertes del mundo, por ellas aprendimos que era Amar.

Nahomi Rodríguez Rangel
C.I 26.838.395